Manifestó la jubilada del sector salud, Yuli Romero, quien estuvo unida a la gran movilización de los diversos gremios de los trabajadores de Monagas
“Seguiremos reclamando hasta que nos quede la última gota de sangre”

“Seguiremos reclamando hasta que nos quede la última gota de sangre”. Una parte del sector salud también se unió a la gran movilización que este lunes 23 de Enero (Día en que se conmemora el Golpe de Estado en Venezuela ocurrido en 1958), desarrollaron en la ciudad de Maturín los trabajadores que conforman los diversos gremios del estado Monagas, quienes por tercera vez en este mes exigían mejoras salariales y laborales.

“Hasta que nos quede la última gota de sangre en las venas vamos a reclamar nuestro derecho, porque nos lo merecemos”, expresó Yuli Romero, trabajadora de la Unidad de Diálisis del hospital “José Antonio Serres” de Las Cocuizas.

En su participación en la manifestación, denunció que tras ser jubilada en 2018, la directiva de la Regional de Salud la solicitó hace unos meses para su declaración de bienes, y “la sorpresa que me dieron fue que no tocaba recibir nada porque la reconversión y disque el bloqueo norteamericano disipó mi pago”.

Lea también: OMS se propone recuperar ritmo en vacunación infantil

A lo que consideró una burla por parte del Estado por sus 30 años de trabajo en el sector, Romero respondió: “Yo trabaje con el Gobierno de Monagas, no con el Gobierno de Estados Unidos, por eso estoy reclamando mi derecho. Le exijo a la Autoridad regional que tome cartas en el asunto y resuelva esta situación”.

La trabajadora de la salud detalló que el Estado le garantiza solo el pago de su pensión de 130 bolívares más el sueldo de Gobernación que es de Bs. 260, en total 390 bolívares, un poco de más de la mitad de los 700 bolívares que requiere para cubrir su tratamiento mensual por su condición de paciente con hipertensión.

Señaló que ha estado sobreviviendo con sus medicamentos y la alimentación gracias al apoyo de sus familiares, amigos y terceros. “Por eso yo voy a seguir en la calle, enferma, muerta, media viva, como sea, pero continuaré reclamando mi derecho hasta donde sea posible, porque no es justo que tengamos que seguir mendingando por culpa de un Estado que no reconoce nuestro trabajo con un salario eficaz y capaz de cubrir todas nuestras necesidades básicas”, puntualizó.

Redacción: José Alexander Piñango// El Oriental de Monagas