En el programa radial El “Oriental Entrevista” transmitido por Vital 101.5 FM conducido por la periodista Anne Córdova, estuvo la neurólogo pediatra, Carolina Reyes

Reyes: Ser madre me llena el corazón, es un amor incondicional. Durante la entrevista, especial dedicado a honrar a las madres en su día, la destacada neurólogo pediatra, Carolina Reyes, originaria de Maturín, compartió su trayectoria profesional. Acotó que comenzó su formación como médico general en la Universidad de Oriente Núcleo Bolívar, luego se especializó como pediatra en la Universidad de Oriente Núcleo Monagas y finalmente se convirtió en neuróloga infantil en el Hospital Universitario Dr. Manuel Nuñez Tovar (Humnt). Con 20 años de experiencia como pediatra y 12 como neuropediatra,, Carolina considera que ambas especialidades han colmado su vida de significado y propósito.

Enfatizó la especialista que, además de su exitosa carrera, disfruta de una sólida vida familiar. Lleva 23 años casada con un gran compañero, quien comprende las demandas de su profesión médica. Juntos, comparten proyectos y un profundo amor, lo que ella valora enormemente.

La orgullosa madre también compartió sobre sus dos hijos, destacando el próximo logro académico de su hijo mayor como ingeniero en sistemas y el inminente graduación de su otro hijo como bachiller. Para Reyes, sus hijos son su mayor tesoro y fuente inagotable de amor incondicional.

Con emoción en sus palabras, Reyes destacó sobre la maternidad como una experiencia transformadora y llena de amor incondicional. Expresó su profundo respeto y admiración por todas las madres, especialmente aquellas que enfrentan desafíos extraordinarios al criar a niños con necesidades especiales.

En honor al Día de las Madres, Carolina extendió sus felicitaciones a todas las mujeres que desempeñan el rol de madre con dedicación y valentía. Reconoció la labor incansable y admirable de las madres que enfrentan desafíos únicos al criar a sus hijos, resaltando su inquebrantable determinación y amor infinito.

EO// Redacción de: Durfelix Rivas