Esta es una de las demás instituciones educativas de Monagas que retomaron las clases presenciales con escasez de pupitres
Más de 120 pupitres requiere la U.E “Luisa Beltrana de Figueroa”

Más de 120 pupitres requiere la U.E “Luisa Beltrana de Figueroa”. La escasez de pupitres no deja de ser uno de los problemas principales que aqueja a la población estudiantil y docente en algunas instituciones educativas de Monagas, a pesar de que el pasado lunes 3 de octubre abrieran nuevamente sus puertas en respuesta a la llegada del nuevo año escolar 2022-2023, en Venezuela.

Tal es el caso de la Unidad Educativa “Luisa Beltrana de Figueroa”, ubicada en la parroquia Boquerón, de Maturín, capital del estado Monagas, donde tanto el profesorado como padres y representantes pudieron detallar en el regreso a clases que algunas aulas carecen de este mobiliario escolar.

Una fuente interna detalló que el centro educativo requiere de 120 a 150 pupitres solo en las secciones de primaria, que cuenta con una matricula de 820 estudiantes, “sin mencionar el preescolar y el Simoncito”.

Lea también: A la Vicente Salias acudió cerca del 50% de los estudiantes de la mañana

El personal docente tampoco se escapa de esta realidad, pues según el declarante, que prefiero resguardar por temor a represalias, algunos profesores no cuenta con escritorios para impartir las clases a sus chamos, y aquellos que “si lo tienen, se los facilitan a sus estudiantes cuando se llena el salón que carece de asientos”.

“El año pasado se presentaron momentos en el que los estudiantes se sentaban en el suelo para recibir sus clases porque no había pupitres”, detalló la fuente, quien agregó que en esa temporada escolar se lograron recuperar algunas mesas y pupitres en los proyectos de aula.

Y es por ello, que la población que hace vida en esta institución hace un llamado a las autoridades educativas para que asignen nuevos pupitres o lleve a cabo un plan de recuperación de este mobiliario escolar, para que los chamos puedan ver cómodos sus clases.

Redacción: José Alexander Piñango// El Oriental de Monagas