La verdadera historia de la palabra “totona”.

La verdadera historia de la palabra “totona”. El creador de una palabra que para muchos puede ser grotesca y para otros incluso es lo que creen o consideran como la palabra que va directo a la parte íntima de la mujer, realmente es otro significado.

El propulsor de esta mención fue el humanista venezolano Andrés Bello y fue el que bautizó un dulce a base de pulpa de naranja, pulpa de toronja y nata, que quedaba de forma gelatinosa, y carnosa al mezclarse y dejarse enfriar.

La inventora de ese manjar, fue una criada holandesa de 21 años para aquel entonces, mujer de ojos verdes, cabello rubio y tez blanca y con el nombre Mathilde. Cuenta el periodista venezolano José Agustín Catalá, que tiempo después Andrés Bello decidió tener amoríos con dicha criada y que encontrándose él casado, decidió utilizar una frase en clave, para que nadie en la casa se enterara de su infidelidad.

Asimismo, llegaba a la casa, luego de un día de profundo trabajo, pasaba a la cocina en donde estaba la bella muchacha y sutilmente, luego de tomar una jarra de guarapo de caña, se le acercaba a la mencionada y le decía: “Mathilde, quiero “totona”.

Más tarde, la relevante frase “totona” fue popularizada en Caracas, Venezuela y además asumiéndola como sinónimo de “vagina”, a tal extremo que fue el dulce preferido de Andrés Bello.

Lea también:

Artistan desfilarán en Latin Grammy