Para algunas personas darse un baño puede resultar muy relajante, para otras puede significar una verdadera tortura, esto se conoce como ‘ablutofobia’ o miedo irracional a bañarse
¿Existe el miedo a bañarse?

¿Existe el miedo a bañarse?. Mientras que para algunas personas darse un baño puede resultar muy relajante, para otras puede significar una verdadera tortura. Esto es lo que se conoce como ‘ablutofobia’ o miedo irracional a bañarse, una fobia poco común —pero grave— que puede afectar la manera en como se desenvuelve una persona en su día a día.

Se presenta con mayor frecuencia entre mujeres y niños, aunque también puede afectar a los hombres. Además, se engloba en la subcategoría de fobias específicas, que a su vez corresponden a un trastorno de ansiedad. ¿Cómo se manifiesta? ¿Cuál es su tratamiento? En el siguiente espacio resolvemos estos interrogantes.

¿Qué es la ablutofobia?

La ablutofobia es un tipo de fobia específica en la que las personas experimentan un miedo irracional a bañarse, lavarse o limpiarse. Tal y como lo explica una publicación en The Lancet Psychiatry, este tipo de fobias implican tanto miedo como evitación.

En este caso en particular, quienes lo padecen experimentan miedo excesivo, ansiedad, pánico o angustia al tener que bañarse o lavarse. Incluso, les resulta abrumador de solo pensarlo. A su vez, pueden experimentar ansiedad al ver jabones, esponjas, toallas o cualquier elemento asociado al momento del baño.

Y aunque la evitación se convierte en una vía para reducir la severidad de la angustia, no es la mejor opción. El baño es un hábito esencial, no solo por higiene y razones sociales, sino por salud. Negarse a este puede propiciar el desarrollo de enfermedades infecciosas y trastornos de la piel.

Leer también: Bad Bunny enfrenta demanda millonaria de su exnovia

Síntomas asociados

La ablutofobia comparte sus síntomas con las fobias en general, más allá de que su característica particular sea el rechazo al baño. Los síntomas, al estar asociados al miedo, implican la activación del sistema nervioso simpático. Abarcan lo siguiente:

  • Sudoración.
  • Taquicardia.
  • Respiración acelerada.
  • Aumento de la presión sanguínea.
  • Temblores.
  • Dolores de cabeza.
  • Incluso algunas personas pueden tener ataques de pánico.

Sumado a lo anterior, hay que mencionar algunas conductas particulares de las personas con miedo a bañarse. Es común que utilicen grandes cantidades de perfumes y que eviten estar cerca de otros. También pueden masticar chicles en exceso.

¿Qué lo puede causar?

El origen de las fobias —y en este caso particular de la ablutofobia— puede ser diverso. Por eso, es importante trabajar con el paciente para reconstruir la historia y el comienzo de los síntomas.

Por ejemplo, puede relacionarse con algún trauma ocasionado por un accidente propio (la experiencia negativa directa), como un ahogamiento. También puede deberse a una experiencia ajena, como haber escuchado o haber sido testigos de un episodio trágico, como una caída en la bañera, un accidente en el agua, etcétera.

Badós (2009) también menciona un tercer modo, que tiene que ver con la transmisión de información amenazante en relación al objeto fóbico. No obstante, este es el menos potente de cara al desarrollo de la fobia.

Algunos estudios sugieren que también hay involucrados componentes genéticos, ya que es más probable coincidir en una fobia específica en una familia en la que uno o más miembros ya la experimentan.

Posibles complicaciones

En principio, es conveniente aclarar que no todas las fobias se tratan porque no todas impactan de la misma manera en la vida de las personas.

Aquellos que sufren de aracnofobia (a las arañas) de seguro están menos afectados que los que sufren agorafobia. Y no porque sea menos importante su malestar, sino por el área que se ve afectada y por las probabilidades de estar en contacto con el detonante de la fobia.

En el caso de la ablutofobia, como aquello que se ve directamente afectado es la higiene personal, las complicaciones se dan en todas las áreas de la vida. En un principio, a nivel social e interpersonal, pues la imagen corporal y la higiene se considera una carta de presentación.

EO// Con información de: 800 Noticias