El hecho fue canalizado por funcionarios del Cicpc, logrando su captura en el centro de Maturín el pasado 03 de mayo.

Tras la acusación presentada por el Ministerio Público, fue condenado a cuatro años y dos meses de prisión José Daniel Azuaje Berríos; quien admitió su responsabilidad en el ejercicio ilegal de la odontología.

Tal situación fue descubierta por funcionarios adscritos al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas el 03 de mayo del presente año en Maturín, capital del estado Monagas.

De acuerdo con la investigación, durante el citado día Azuaje Berríos fue descubierto en flagrancia mientras laboraba ilegalmente en la Calle Azcue de Maturín; detrás de las instalaciones de la Alcaldía. Allí ofrecía tratamientos dentales y ortodoncia.

Al ser cuestionado sobre sus certificados académicos como odontólogo, Azuaje Berríos contestó que no poseía. Vale señalar que en ese momento fueron encontrados en el sitio un fotopolimizador, dos jeringas contentivas de ácido fosfórico, un envase con 15 pinzas de metal de diferentes tamaños, un envase de alcohol, dos brackets y un organizador contentivo de 471 ligas individuales.

Debido a la flagrancia de los hechos, el hombre resultó aprehendido inmediatamente y puesto a disposición del Ministerio Público.

En la audiencia preliminar, la Fiscalía 17ª de Monagas ratificó la acusación en contra del hombre por la comisión de usurpación de funciones médicas, estafa continuada y ejercicio ilegal de la medicina.

Una vez escuchada la admisión de los hechos por parte del acusado, el Tribunal 1º de Control en esa jurisdicción dictó la mencionada condena en su contra y fijó su reclusión en el Internado Judicial de Monagas; también conocido como ‘La Pica’ y ubicado en Maturín.