No conforme a eso, la madre utilizaba una correa para reprender fuertemente a su hija de 3 años y al varón de seis, sin justificación alguna

Apenas un mes de relación tenía Yenifer Carolina Fariñas Bellorín, de 26 años de edad, con Héctor José Sánchez, de 36 años, cuando permitió que acabara injustamente con la vida de su hijo de tan solo un año de nacido.

El director general del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, dio a conocer que durante un mes, Sánchez estuvo maltratando físicamente a sus tres hijastros como medida de corrección, ya que la progenitora le daba permiso.

No conforme a eso, Fariñas Bellorín utilizaba una correa para reprender fuertemente a la niña de tres años y al niño de seis, sin justificación alguna, indica Rico mediante su cuenta oficial de Instagram.

Vale recordar que fue el pasado 22 de agosto cuando al ambulatorio del sector La Hormiga, en la parroquia La Pica, fue llevado por su madre la víctima mortal. La mujer le había indicado a los médicos de guardia que su hijo presentaba complicaciones de salud.

Sin embargo, el fuerte golpe que presentaba en la cabeza y los nueve hematomas en el cuerpo se hicieron notar por los galenos, quienes inmediatamente contactaron a un grupo de detectives, apersonándose al lugar.

La necropsia de ley arrojó que el pequeño tenía traumatismo craneoencefálico severo, por lo que rápidamente se desplegó una comisión del Cicpc hasta la residencia de la pareja ubicada en la avenida principal La Cruz, parroquia Santa Cruz, y aplicaron el arresto por averiguaciones.

Tras un interrogatorio, Héctor José Sánchez, supuestamente, confesó haber golpeado en reiteradas oportunidades al infante para que dejara de chuparse el dedo, lo que condujo a la muerte del niño.

Dolor y resentimiento

Un profundo dolor y resentimiento marcó la vida de muchos venezolanos al saberse que una madre había permitido que, con un objeto contundente, su cónyuge matara de varios golpes a su hijo de tan solo un año.

En respuesta a la publicación de Douglas Rico en Instagram, internautas expresaban su impotencia e ira hacia la pareja por cometer tan atroz crimen.

“Dios se me parte el corazón con noticias así. Esta historia desgraciadamente se repite de manera infinita. He perdido la cuenta del número de casos similares. Tantos inocentes cuyos padres son sus verdugos”, comentaban los usuarios.

Tras la imputación de la pareja por violencia física e infanticio, los dos pequeños que por la lamentable muerte de su hermano menor lograron escapar de las garras de su madre y padrastro, fueron puestos en resguardo y custodia del Consejo de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del municipio Maturín, estado Monagas.

Redacción: José Alexander Piñango// El Oriental de Monagas