esenitpt

Construir diálogos

Opinión Escrito por  Ana Anka Abril 18 2017

opinión web2

No dejemos que nos muerda el odio porque la flor de la paz aún anida en nuestros corazones y hasta más allá de ello, habiendo retornado en esta Semana Santa, donde tuvimos tiempo para pensar y reflexionar e interactuar con nuestros seres queridos; sin olvidar lo que vivimos como nación venezolana, afectados durante estos diecinueve años de manera continua y ahora que “se la juegan a Rosalinda”, apoyados por el Ministerio de las Colonias -OEA- y la varita mágica de las redes.

¿Qué serían ellos sin eso? Contextualizando esta realidad con todos los acontecimientos mundiales “en pleno desarrollo”, estamos al borde de una Tercera Guerra Mundial y sin ser profetas del desastre, nos queda poco tiempo y será verdad lo que decía Einstein del día después de la “mamá de las guerras” … Se han alimentado tanto las bajas pasiones que ríe de placer Thanos, quien se alimenta de muertes.

¿Será qué es tan difícil sentarse a conversar, siendo más fácil guerrear? ¿O es que tienen colonizados otros mundos? ¿O de repente, algunos esperan la llegada de El Salvador, la venida de Dios o de los marcianos? Porque ya sería “mucho con demasiado” el retorno de los zombis. En verdad, quienes detentan el poder -sean Trump, la OEA, el G7 y sus lacayos criollos- están poseídos, son psicópatas, terroristas, porque cual Nerón en Roma, se calmaba incendiando la ciudad; analizando la cosa, nos preguntamos: ¿Cómo se nutre este placer necrofílico arrasando ciudades por su petróleo u otras riquezas; en nuestro caso, han pasado más de cinco siglos y nos siguen percibiendo como proveedores de materias primas y a nosotros, los cacri o mestizos, ya no nos sirve la camisa de los derechos humanos, porque todo lo que hagan sus protegidos será siempre bien visto, Es tanta la obscenidad de sus mentiras, que se las creen ellos mismos y más duele que los jóvenes, gente de los pueblos, les crea y ame a sus verdugos. Repito, estamos al borde de un abismo y nadie que esté en su sano juicio querrá una guerra entre hermanos, porque pedir el arrepentimiento será ya muy tarde, ya que una vez desatada tal situación bélica, será imposible controlarla.

Aún la esperanza y la alegría humana, de vivir dignamente, nos posee y el pueblo exige a sus dirigentes políticos que se sienten a dialogar, porque las familias, en sus micro espacios han encontrado formas de respeto entre ellos; por ejemplo, una abuela chavista con algunos nietos opositores, e hijos de ambas tendencias e independientes, quienes aun así conviven conversando, discutiendo bajo la égida de valores de amor a la vida, principios y claves que han posibilitado la supervivencia de la humanidad.

Necesitamos más diálogo, porque al privarnos florece la incomunicación: miedo, desconfianza, odio, animadversión, etc. Así que debemos desmontar imágenes, palabras, “verdades de políticos”, con una sola interrogante…

¿A quién favorece la guerra? Algunos creen que son naturales, como las limpiezas étnicas, la lucha del fuerte contra el débil, etc., etc. Las estructuras del sometimiento han retornado y no es de extrañar que la esclavitud sea el plus placentero del poder único, de la unipolaridad gringa, pero la realidad geoestratégica les enseñará otras formas de lucha, porque los pueblos de la Patria Grande han despertado, por no creer en “pajaritos preñados y Venezuela, como cualquier perro cacri está ladrando porque le toca su momento histórico, o mejor dicho, ya estamos cimbrados por los cuatro costados.

Ojo pelao retomando las calles y que nadie se quede en sus casas hoy, pues dialogamos, o nos matamos.

Síguenos @ElOrientalMon

¿SABÍAS QUÉ?

Búscanos en Facebook

Шаблоны Joomla 2015