esenitpt

Secuestro de árabe fue planeado hace un año

Especiales Escrito por  Jhonnet Martínez Noviembre 30 2016

La mañana de este miércoles, la gobernadora del estado, Yelitze Santaella, en compañía de los directores de los cuerpos de seguridad de la región, se pronunció ante el acto criminal que ha enlutado a la comunidad árabe de Maturín, así como también a los monaguenses, por la forma en la que vilmente le quitaron la vida a un joven de 26 años, identificado como Natalio José Kouffaty Sabech, asesinato en el que un funcionario con más de seis años de servicio en las filas de Polimaturín, fue partícipe.

En primera instancia, la mandataria regional expresó sus palabras de condolencias a todos los parientes de la víctima, quien con su muerte, deja en orfandad a una niña de apenas un mes de nacida.

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), del Comando Nacional Antisecuestro, Polimonagas, Polimaturín y distintas comisiones policiales, formaron parte de cada uno de los procedimientos realizados, donde les dieron captura a seis personas. La máxima autoridad del estado, resaltó que aún las averiguaciones continúan, e indicó, que falta por arrestar otras personas que ayudaron a cometer el homicidio.

Cronología de los hechos
La pesadilla para la familia Kouffaty Sabech, inició el pasado miércoles 23 de noviembre, cuando un grupo de verdugos, secuestraron a Natalio José, en la urbanización Puertas del Sur, ubicada al sur de la entidad monaguense.

Según versiones policiales, los resultados arrojados por las investigaciones correspondientes, indicaron que al joven le dieron muerte la misma noche del secuestro, propinándole un disparo en la cabeza. Según se conoció, los captores después de acabar con la humanidad de su víctima, sin piedad ni compasión alguna, y jugando con los sentimientos de los afectados, se comunicaron con sus familiares, exigiéndole la cantidad de un millón de dólares, a cambio de entregarle a su pariente sano y salvo.

Posteriormente, se volvieron a comunicar con los miembros del grupo familiar, pero en esta oportunidad, indicándoles la suma de 600 millones de bolívares. Una vez que los cuerpos de seguridad emprendieron la búsqueda, además de que de los criminales no hicieron más llamadas, sospecharon que a Kuffaty Sabech ya lo habían asesinado, logrando aprehender a los sujetos ya mencionados, la tarde del pasado viernes.

Después de diversos interrogatorios, los arrestados confesaron que tenían más de un año planeando el secuestro del muchacho y que su cadáver había sido enterrado en una finca situada en el sector San Luis, de la parroquia Boquerón.

Los detectives y expertos forenses, se trasladaron al lugar mencionado y tras cavar varios metros de profundidad, encontraron el cuerpo exánime del extinto. Los uniformados presumen que los secuestradores le pusieron fin a la existencia del joven, debido a que éste reconoció a uno de sus verdugos, quien resultó ser Richard José Freites Caraballo, de 40 años. Un hombre que era conocido por toda la familia y que laboraba para ellos como albañil, desde tiempos atrás.

 

 

Más en esta categoría: Maturín hoy cumples 256 años »

Síguenos @ElOrientalMon

¿SABÍAS QUÉ?

Búscanos en Facebook

Шаблоны Joomla 2015