Spanish English Italian Portuguese

Gabriela, el ángel que tuvo que irse

Especiales Escrito por  Jhonnet Martínez Agosto 24 2016

Era una muchacha de contextura gruesa, cabello negro, piel blanca, con un rostro y una sonrisa encantadora. Todo aquel que la miraba decía: ¡qué mujer tan buenamoza!. Fue criada junto a su hermano mayor, Alberto, en un humilde hogar, ubicado en un sector llamado Los Mangos, de la población de Caripito, municipio Bolívar; al este de la geografía monaguense.

Se llamaba María Victoria y por cariño le decían “Vicky”.

Recibió su título de bachiller en el Liceo Bolivariano “Francisco de Miranda”, y cuando quiso iniciar sus estudios universitarios, sus sueños se vieron truncados al recibir una noticia, que en el comienzo causó gran decepción en sus familiares, pero que con el pasar del tiempo, se convertiría en la alegría para todos sus parientes.

En el vientre de Vicky, se formaba quien sería el motivo de cada sonrisa que se reflejaría en el rostro de Alberto y de su abuela Soledad. Pasaron 9 meses y el 14 de febrero del año 2005, María Victoria dio a luz a la pequeña Gabriela.

Toda su familia derramaba lágrimas de emoción, cuando escucharon aquel llanto de una niña que acababa de llegar al mundo. Así fue transcurriendo el tiempo, Gabriela crecía rodeada de cariño, gozaba de muchos privilegios y era el centro de atracción de todos los compradores que visitaban la bodega, donde Soledad era la propietaria. En la celebración del cumpleaños número 2 de “Gaby”, su familia “botó la casa por la ventana”, como reza el dicho. Los niños de esa calle, se concentraron en la casita de la cumpleañera y la acompañaron a romper la piñata y a picar el gran pastel de aproximadamente tres pisos. Fue una celebración por todo lo alto.

Mes y medio después, Gabriela empezó a sentir malestares en su cuerpecito, que le impedían ser la Gaby traviesa e hiperactiva que todos conocían. Además, de ella se apoderaba una fiebre que alcanzaba los 40 grados de temperatura. Su madre la llevaba al médico y tras varias atenciones, la pequeña empezaba a sentir mejoría, pero a las horas volvía a decaer.

La tarde del miércoles santo, exactamente el 4 de abril del año 2007, la desesperación arropó a todos los familiares de Gabriela, cuando observaron que la niña presentaba síntomas de convulsión, a consecuencia de aquella fiebre.

La llevaron al hospital Dr. Darío Márquez, de esa localidad, donde los galenos de turno dijeron, que tenía que ser trasladada de manera inmediata hasta la ciudad de Maturín. Desafortunadamente, en ese centro hospitalario, no había ambulancia que prestara el servicio requerido.

Alberto y su amigo de infancia llamado Iván, Soledad y su esposo, junto a María Victoria, decidieron llevar a la niña hasta el nosocomio de Maturín, para resguardarle la vida a su pequeña. Todos abordaron la camioneta propiedad de Alberto y alrededor de las 6:00 de la tarde, emprendieron la salida, que tuvo un desenlace mortal. A la altura de una curva de la población de Azagua, en el municipio Punceres, un autobús fantasma, que se desplazaba a gran exceso de velocidad, impactó de frente contra el vehículo donde se desplazaba aquella familia, que lo único que querían era garantizarle la salud a Gaby.

En medio de aquellos gritos, una carretera oscura, teñida de sangre, un grupo de personas que se acercaron a observar qué había ocurrido; unas interminables colas y varias ambulancias con señales de alarma pidiendo paso, Soledad destrozada, tomó un teléfono y con una voz que ni se entendía, le avisó al resto de sus familiares, que un conductor irresponsable, apagó los ojos de su nieta Gabriela, de sus hijos María Victoria, y Alberto y de su amigo Iván. La mañana siguiente, bajo un fuerte aguacero y un día triste y silencioso, fue la sepultura de aquellos cuatro integrantes de una misma familia.

Hoy, solo quedan los recuerdos de aquella joven encantadora (María Victoria), de un ángel que recibía en la bodega con una travesura a todos los compradores que llegaban (Gabriela), y de aquel chamo trabajador que distribuía pan en su camioneta (Alberto) y de su amigo incondicional, Iván.

Síguenos @ElOrientalMon

TIPO DE CAMBIO

simadi 17 01

delicateses tipuro güec

¿SABÍAS QUÉ?

Búscanos en Facebook

Шаблоны Joomla 2015